canal de noticias envía un mensaje facebook

Sus amores

¿Cómo no hablar de la vida amorosa de un artista como Marco Antonio, que, a través de su interpretación ha conquistado el corazón de muchas personas y que sus canciones han sido la banda sonora para el romance de infinidad de parejas?

A lo largo de su vida, Marco Antonio ha tenido grandes amores que le han despertado pasión, ha tenido sueños imposibles, como María Félix, amores platónicos, como Sophia Loren y algunas experiencias que no terminaron como se esperaba, como su primera esposa, Olga.

Haciendo a un lado los amores imposibles, Marco Antonio ha sido un hombre amante de la mujer y de lo romántico. Su primera novia la tuvo a la edad de diez años y a partir de ese momento, se ha enamorado de muchas mujeres. Sin embargo, hablaremos de las tres mujeres más importantes de su vida: la primera, el amor de su adolescencia; la segunda, su primera esposa; y, la tercera, Jessica, su actual esposa con la que ha vivido y compartido cuarenta y un años de su vida.


Jessica Munguía de Muñiz


Jessica es la actual esposa de Marco Antonio. A lo mejor muchos no conocen la historia de esta increíble mujer, tentados a pensar que se dedicó únicamente a criar a sus hijos y a apoyar a su esposo. Sin embargo, también artista, ella hizo mucho más que eso: desde anuncios y programas en radio y televisión, hasta películas y shows en centros nocturnos.

Proveniente de una familia jaliciense, nació en Ocotlán en 1943. Cuando tenía 18 años tuvo que  trabajar como vendedora de ropa, porque su padre murió y su madre se quedó sola sin saber qué hacer. Además, para ese entonces ya había tenido su primer hijo llamado Alberto. Estudió en Guadalajara aunque después se mudó a México.

Sus hermanas mayores, mejor conocidas como las Hermanas Munguía, comenzaron a trabajar como bailarinas en distintos shows de la Ciudad de México. De hecho Jessica fue la última de la familia que entró al medio artístico.

Un buen día fue a visitarlas al teatro Blanquita, del que formaban parte del elenco. En ese entonces, Marco Antonio ya trabajaba ahí. Cuando estaban en uno de los camerinos, Marco entró a besar una novia de aquel momento. Ese fue su primer encuentro infructuoso, porque ni Jessica llamó su atención, ni Marco se interesó por ella.

Para Jessica, Marco era un desconocido, como tantos otros, pues no estaba al tanto del medio artístico de la capital; por si eso fuera poco, también le pareció poco atractivo. En cambio, lo que la cautivó fue el Teatro Blanquita, y en especial el baile y todo lo relacionado a él.

Así comenzó a trabajar con sus hermanas. Pero Olga resultó ser tan buena en lo que hacía que después de actuar en el Teatro Blanquita le ofrecieron contrato para presentarse en La Fuente, un centro nocturno muy importante de la Ciudad de México, donde la casualidad quiso que coincidiera con Marco Antonio, que hacía un show para el que ella debía ser la animadora.

El primer encuentro no fue tan agradable: en uno de los ensayos, ella llegó sin dormir, sin desayunar y con dolor de cabeza. Marco, ocupado en lo suyo y sin tiento alguno, le mandó pedir una simple y sencilla torta. Ella se molestó: cómo es posible, pensó, que siendo tan famoso me ofrezca una torta como desayuno.

Poco a poco Jessica se empezó a enamorar de él y el ambiente se convirtió en un flirteo agradable, ya que continuamente le mandaba regalitos, lo llenaba de detalles y procuraba que en su camerino hubiera siempre un destello de su persona.

Después de un tiempo de trabajar juntos, Marco la invitó al Casino Royal para que se integrara con otras chicas para presentar un show espectacular, por lo que su relación se hizo más intensa. Ella sin pensarlo dos veces aceptó la propuesta.

Él también se sintió muy atraído y apoyado por ella, siempre se fijó en su pelo largo y sedoso y sus ojos grandes y expresivos, por eso la apodó La Venada.

Lo que más me gustó de Jessica fue su discreción y comportamiento formal. Era una joven muy atractiva, de linda presencia que no se metía con nadie. Gentil y súper reservada, sabía combatir los momentos y también cuando aislarse de ellos. Conforme nuestra relación cobró seriedad, su respuesta fue de abnegación y seriedad ante todo lo que yo decía, por lo que muchas veces, estoy seguro, abusé de su actitud.

Para la época en la que Marco dejó de ser socio del Casino Royal, firmó un contrato por  siete meses para irse a España, y no fue sino hasta su regreso cuando decidieron finalmente probar una relación seria. Al principio vivieron en unión libre, y finalmente se casaron, de una manera poco usual...

Estaba en Guadalajara porque tuve algunas presentaciones. En medio de una juerga, me vino una depresión, producto de mi soledad, que me hizo pensar lo mucho que quería a Jessica y en todo lo que me había apoyado siempre. Ella me brindaba la estabilidad que necesitaba y ahí fue cuando decidí casarme con ella. ¿Pero cómo le iba a hacer? Se me ocurrió mandarle un mensaje de que estaba gravísimo a través de unos compadres. Ella de inmediato viajó a Guadalajara y ya con juez, y mi mamá y Beto su hijo de invitados, le pedí que si aceptaba casarse conmigo. Ella, al principio se enojó por el engaño. Finalmente aceptó ser mi esposa.

Esto sucedía años después del divorcio de Olga. Al principio de la relación tuvieron que enfrentar los retos de unir las dos familias: la de su ex-esposa Olga y sus hijos, y la de Jessica con su hijo. Primero se concentraron en que sus respectivos hijos aceptaran la nueva relación, y luego en fortalecer los lazos afectivos.

Tardamos cuatro años para que ambas familias llegaran a la conclusión de que lo que se necesitaba era buen entendimiento, para llevar una vida respetuosa y pacífica. Y no fue tanto el conflicto entre mi esposa y mi ex, sino el hecho de que mis hijos finalmente entendieran primero el por qué de la separación y luego el por qué de la nueva relación.

En 1970, tuvieron su primer hijo, llamado Antonio Carlos, y la relación se reafirmó. Posteriormente tuvieron dos hijos más, Miguel Ángel y Mariana.

A pesar de haber sufrido problemas de horario, ausencias e inestabilidades producto del ambiente artístico, Jessica ha sido un pilar para Marco y él ha sido un protector para ella. Su relación tiene hoy 41 años de unión sólida.

Olga Gardner Meza


Olga Gardner fue su primera esposa, con la que tuvo cuatro hijos, entre ellos Jorge, el Coque Muñiz. Ella nació en Nayarit, en donde estudió enfermería. Al término de su carrera, fue becada por la escuela Josefa Ortiz de Domínguez y se vino a trabajar al Hospital Juárez de la Ciudad de México. Sin embargo, su profesión duró poco: decidió renunciar ante la frustración de ser sólo la que le tomaba la temperatura a los enfermos, en lugar de poner en práctica los múltiples conocimientos que aprendió en su tierra natal.
 
Una vez libre de la enfermería decidió probar suerte como vendedora en la tradicional mueblería Salinas y Rocha y, posteriormente, en la tabaquería del Hotel del Prado. Y fue precisamente el Sanborns de ese hotel donde Marco Antonio y ella se conocieron.

Para Olga fue amor a primera vista, ya que de inmediato se enamoró. Al principio se trataron poco. Pero en menos de un mes comenzaron la relación. Su noviazgo fue realmente breve, porque pronto decidieron vivir juntos. También su unión libre fue breve: si acaso seis meses. Ella se embarazó y se casaron cuando nació su primer hijo, Marco Antonio. Casi de inmediato se volvió a embarazar y tuvieron una hija, Laura Elena. Posteriormente tuvieron dos hijos más, Francisco y Jorge. Para esta fecha, Marco Antonio tenía 25 años y Los Tres Ases ya habían alcanzado el éxito de Los Panchos o Los Diamantes. Cabe señalar que Olga tenía un hijo de un matrimonio previo, Gustavo, al que Marco consideró como propio.

Al principio Marco Antonio se apoyó mucho en Olga pues ella le brindaba la estabilidad emocional que necesitaba. Él sentía que el compromiso con Olga combatía una época de giras y soledad. Sin embargo, los compromisos con Los Tres Ases hicieron que Marco se ausentara por periodos largos. Eso, la inexperiencia de un matrimonio joven, y algunas experiencias amargas como la desafortunada muerte de Gustavo, el hijo del primer matrimonio de Olga, los llevaron a la separación después de diez años de convivencia. Sin embargo, siempre tuvieron una relación muy cordial, que se mantuvo hasta la muerte de Olga.

Olga fue la mujer que se asoció a mi inexperiencia, compartió una recámara prestada, combatió con sabiduría mis equívocos y espoleó mis propósitos fallidos.


Teresita Reyes


Teresita Reyes fue su novia de la adolescencia, a quien conoció en el famoso restaurante El Amigo, en donde los trovadores se reunían para conseguir hueso. En ese tiempo ella tendría 14 o 15 años de edad y Marco Antonio dos o tres años más que ella. Era la clásica tapatía de piel morena clara, pelo largo, ojos grandes y boca sensual.

Mi relación con Teresita era inocente, ya que éramos novios de manita sudada y nuestro enamoramiento era limpio. Era la novia de mi vida, la bandera de mi corazón y la ilusión más intensa que jamás pude imaginar.

El problema para que la relación diera frutos fue la familia de Teresita, porque tenía muchos hermanos, cinco de los cuales formaron el conjunto Los Hermanos Reyes. Teresita entró al grupo y tuvo que viajar a México. En ese entonces, Marco ya había decidido vivir en el Distrito Federal, pero aún no tenía dinero ni trabajo.

Para los hermanos Reyes era imposible que su hermana menor fuera a casarse con un vago como era considerado él o cualquier otro que, en ese entonces, estuviera buscando el éxito como artista, que aceptaba cualquier trabajo y que a veces no tenía ni para la peluquería. A pesar de la prohibición familiar, ellos continuaron viéndose a escondidas. Pero cuando el grupo comenzó a tener mayor reconocimiento, a Marco le fue más difícil verla: estaba libre en pocos momentos y en esas ocasiones sus hermanos le prohibían contestar el teléfono o hacer llamadas y le confiscaban las cartas, hasta que dejaron de tener contacto. Años después Teresita se casó con el exitoso empresario Carlos Amador.

Pasado un tiempo, Teresita se divorció y a la fecha, cuando Marco y ella se encuentran, recuerdan su relación como un muy bonito pasaje de sus vidas.

Conoce o revive a Los Hermanos Reyes y Teresita en este video.


 

Un desarrollo de ITzmanova