canal de noticias envía un mensaje facebook

Los Tres Ases

mostrar reproductor musical

Los Tres Ases marcan el primer gran éxito artístico en la vida de Marco Antonio. Su inicio se debió a la suerte, que ofreció la oportunidad para que sus tres integrantes se reunieran y, para el caso de Marco Antonio, al arrojo propio de su juventud y a su talento para las relaciones sociales.

Todo comenzó en uno de los lugares donde Marco buscaba trabajo: los billares en los que los músicos pasaban sus ratos de ocio. Ahí conoció a Juan Neri, fundador y cabeza del trío que formaba junto con Héctor González y Antonio "Toño" Pérez Meza: el Trío Culiacán.

"Una vez en que jugaba carambola con Juan, éste me preguntó que cuáles eran mis planes para esta noche. Le respondí que nada y agregué: ni para ésta ni para muchas más... Tenemos una chamba, me dijo. Si no viene Toño, ¿podrás acompañarnos? Con mucho gusto. ¿Sabes hacer tercera? Sí, como no. ¿Tocas guitarra? Como puedo, les respondí (aunque lo que sabía tocar era la puerta). Pues espérate un rato. Esperamos, llegó el cliente y Toño no apareció. Juan me ordenó: Vámonos. Y nos fuimos a dar serenata. ¿Te sabes ésta? Nada más dime en qué tono. Con entusiasmo empiezo a rascar a la guitarra, y cada vez que metía una armonía, Neri volteaba a verme, movía la cabeza y decía: ¡Chin! Lo intentaba otra vez, y aquél me echaba unas miradas de enojo, movía la cabeza y repetía: ¡Chin! Héctor y Juan verdaderamente molestos, me llamaron la atención, me reclamaron y emprendimos todos muy silenciosos el regreso."

Por supuesto, después de esa experiencia Marco ofreció sus disculpas al grupo, e incluso le solicitó a Juan que le enseñara a tocar la guitarra. Pronto se reveló que Juan era un excelente maestro y que Marco era un estudiante comprometido, por lo que al paso de los meses Marco dominó el instrumento a suficiencia como para acompañar las canciones.

A pesar de que Toño faltaba cada vez con más frecuencia, el Trío Culiacán siguió tocando con sus tres integrantes originales, cuando la ocasión se presentó: la posibilidad de trabajar en el restaurante 1-2-3 porque el trío que ahí tocaba se iba de gira a Sudamérica. El 1-2-3, uno de los restaurantes más famosos de la época, se distinguía porque los músicos que trabajaban en él ganaban muy bien y, pensaba Marco, había que aprovechar la oportunidad a como diera lugar.

Gracias a las conexiones que había hecho cuando trabajaba en casa de La Bandida, Marco consiguió una audición frente al dueño del restaurante, Luis Muñoz, un español hecho y derecho.

Le propuso a Juan  participar en la audición y, en virtud de que Antonio "Toño" Pérez faltaba tanto, se decidió que Marco ocupara formalmente su lugar como el nuevo integrante del Trío Culiacán.

En la audición comenzaron a cantar boleros, pero parecía que a Luis Muñoz le daban lo mismo porque su rostro no expresaba nada. Teniendo en cuenta que era español, a Marco se le ocurrió cantar El gitano señorón, al estilo de "Los Churumbeles" de España y Muñoz se entusiasmó al punto que decidió contratarlos de cinco de la tarde a nueve de la noche.

Continúa...

 

Un desarrollo de ITzmanova